En Distripaper llevábamos varios años buscando una máquina muy concreta en el mercado, para dar uno de los pocos servicios que no podíamos fabricar aún, el denominado letterpress.

Esta técnica consiste en dar un golpe en seco (bajorrelieve) con tinta, de manera que el relieve tenga un color diferente al papel impreso.

El acabado final es espectacular, muy orientado al sector lujo o para papelería personal, desde invitaciones de boda hasta comunicaciones diplomáticas.

Sin embargo, no siempre ha tenido mucha demanda, y el interés que suscita en los citados sectores por su espectacularidad es reciente.

En los años 90 se produjo el asentamiento de la impresión digital, que dejaba atrás el modelo de la imprenta clásica que llevaba operando, con muchas modificaciones pero mismo principio operativo, prácticamente desde el siglo XIV. Este cambio volvió obsoleta muchísima maquinaria que en unos casos se reconvirtió a otras tareas, y en otros simplemente se desechó como chatarra.

Es el caso de la Minerva, diseñada a finales del Siglo XIX, que comenzó a fabricarse en serie aproximadamente en 1913 e inicialmente pensada para imprimir y nada más.

Nuestra recién adquirida Minerva ha visto mejores momentos en sus 42 años de vida, pero nada que un buen trabajo de limpieza y puesta a punto, junto con alguna que otra pieza de reemplazo y mucho amor no puedan arreglar.

Minerva Distripaper

Heidelberg Minerva Aspas – Distripaper

Estas máquinas, con ajustes concretos y módulos específicos fabricados a partir de los años 40 y 60 del Siglo pasado por la propia Heidelberg, son capaces de fabricar la referida técnica de letterpress. Pero ahí no acaba su magia: en realidad son las únicas capaces de hacerlo.

Existen métodos alternativos mucho más modernos que lo simulan, y aquí los fabricamos con asiduidad. Pero lo que hacen es exactamente eso, simularlo. Y como ocurre con tantas otras cosas, entre lo simulado y lo real, la diferencia de calidad, la estimulación de sentidos que provoca, lo que nos transmite, es absolutamente inigualable.

Heidelberg diseñó esta máquina hace más de 100 años para imprimir. Hoy es la única capaz de fabricar una técnica con una demanda que no deja de crecer.

Lo mejor de todo es que no se fabrican desde 1980 aproximadamente, y durante casi tres décadas se han estado enviando a China, Pakistán y Marruecos, como tanta otra industria nacional, lo que acota enormemente el mercado de fabricación nacional.

Tras muchos años, hemos conseguido una Minerva de aspas con todos sus módulos, diseño derivado de la original y que data de 1940 aproximadamente.

Esta máquina completa aún más nuestro portfolio de producto, y nos permite ofertar a nivel nacional y con fabricación local letterpress, que ya pocas empresas pueden ofertar, y que la mayoría de nuestros clientes compraban en el extranjero hasta ahora.

Y si quieres saber lo que es el letterpress, suscríbete y no te pierdas nuestra próxima entrada donde hablaremos de ello.

letterpress distripaper regency K

Letterpress – Distripaper

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?